¿Viajamos de forma consumista?

e35ed85f375caa8d5dcbaf947829296a

Desde hace un tiempo parece que “el viajar” también se ha convertido en una forma de consumismo. Muchas personas enfocan el próximo viaje como algo que hay que hacer, que necesitan, más que algo que verdaderamente desean hacer. Además ahora ya no hay excusas pues el acceso a los grandes medios de transporte se ha socializado. Compañías lowcost nos permiten viajar a cualquier destino a un precio inicialmente muy sugerente.

Pero el problema básico reside en el ansia de viajar, de conocer, sin llegar a haber estado o profundizado en el destino elegido.

La patología aparece cuando necesitamos decir que hemos ido a este sitio o ese otro. Cuando hay una ambición de conocer sin haber llegado a estar realmente. Es fácil pasar por una calle, por un museo, haber estado en un restaurante o haber visitado la catedral más famosa, sin realmente haber vivido la experiencia. Sin olvidarnos aquí de todas las veces que además necesitamos publicar constantemente nuestra situación, nuestro estado, nuestro próximo trayecto, en las redes sociales. Ahí es cuando vemos que es mayor la necesidad de mostrar hacia fuera, mas que vivirlo hacia dentro.

Cuantos mas destinos mejor, si además es en el mismo viaje, entonces matamos dos pájaros de un tiro y eso que nos ahorramos. Aunque al final tengamos mas estrés que sensación de disfrute. Nuestro cuerpo, nuestra mente y seguramente también nuestro alma (o nuestro ser), requiere de un tiempo para desplazarse y “aterrizar” en un lugar que es completamente distinto a nuestro hogar. Necesitamos calma y sosiego para poder comenzar a abrir nuestros sentidos y disfrutar al 100% de una nueva experiencia. Pues será eso lo que nos traigamos de vuelta.

Pero no debemos olvidar, que la finalidad última del viajar, del viaje como experiencia, es precisamente la de habernos nutrido nosotros mismos. Sin importar el resto “El viaje son los viajeros, lo que vemos no es lo que vemos sino lo que somos” dijo Pessoa.

Mi padre me recordaba una película de 1969, “Si hoy es miércoles esto es Bélgica” la cual hoy en día podría volver a rodarse con esta cultura del viajar como forma de consumismo. Con los frenéticos y exhaustivos “road trips” que nos montamos.

Cuando uno identifica que el viaje se hizo para ser contado, más que para ser vivido. Es cuando comienza el problema de una nueva forma de consumismo, muy difícil de detectar y difícilmente aceptable por quien lo padece. Pues el viajar, presupone siempre un beneficio: Conocer nuevas culturas, ver mundo, entender que no somos los únicos, ser empapados por diferentes tradiciones…, pero todo esto no solamente ocurre por montarnos en un avión, despegar, aterrizar, tocar tierra y por ciencia infusa ya tenemos el “check” hecho para ese país y sus gentes. No funciona así, requiere de tiempo, de calma, de profundizar y vivir nuestro viaje y el destino seleccionado.

Fuente: Blog Planeta Futuro, El País, Pablo Gámez

http://blogs.elpais.com/alterconsumismo/2015/03/viajamos-de-forma-consumista.html

comparte tus bienes gracias al trueque

attachment

ConSuma Colaboración es una plataforma peer to peer (red entre pares, entre iguales) donde compartir y reutilizar los recursos infrautilizados que tenemos acumulados con otras personas. Ya existen varios gigantes de la ya habitual compra-venta de productos, pero nosotros, aparte de ofrecer esta modalidad de pago, fomentamos el retorno a algo tan básico y antiguo como es el trueque, nuestra principal filosofía.

De esta forma, no es indispensable que un particular disponga de efectivo, sino que puede ofertar cualquier otro artículo al vendedor que resulte igual de atractivo para el comprador. Siempre, acordándolo entre ambas partes. Se trata de conseguir mediante el trueque la posición ganar/ganar.

En ConSuma Colaboración queremos introducir poco a poco una nueva forma de vida basada en los principios de compartir, reutilizar y “familia-comunidad”, con usuarios interconectados trocando sus recursos comunes.

El trueque de artículos, servicios y conocimientos fomenta la generosidad entre desconocidos a través de las redes sociales convirtiéndolo en una herramienta fundamental anticrisis.

En esta vida nos sobra de todo menos tiempo, y seguro que tienes por casa un montón de objetos cogiendo polvo. ¡No los tires! Otórgales una segunda vida ayudando a otras personas que sí lo necesitan.

Entre todos, reduciríamos considerablemente la emisión de basuras al planeta.

6 sencillos pasos para empezar hoy mismo a ser más sostenible

image-1

Puede que la sostenibilidad sea tu asignatura pendiente, esa que dejaste para septiembre y que vas arrastrando curso tras curso, o puede que la aprobaras pero quieres ir a por nota, pues bien, os vamos a dar unos sencillos pasos para que podáis empezar desde hoy mismo a llevar una vida más sostenible.

  1. Compra a granel 

Existen miles de razones de por qué consumir a granel: ahorro de envases, apoyo del comercio local, nos ayuda a comprar sólo lo que necesitamos, reducción de residuos, elección del producto, etc. Piensa en la de cosas que puedes comprar a granel: café, té, legumbres, fruta, verdura, carne, pescado, embutido, queso, y muchísimas cosas más, entonces, ¿por qué comprar todo envasado? Lo mejor para poner en práctica esta idea es recorrer vuestro barrio o zona e ir descubriendo pequeños comercios que ofrecen productos sin envasado.

  1. Elimina el plástico de tu vida 

El plástico es el cáncer de la sostenibilidad, la cantidad de residuos que producimos es tan grande que ya no tenemos capacidad de gestionarlos y reciclarlos, por lo que una de las primeras cosas que debemos hacer si queremos ser más sostenibles es eliminar en la medida de lo posible el plástico de nuestra vida. ¿Qué decir de las bolsas de plástico? Es necesario eliminarlas, y acostumbrarnos a decir que no queremos bolsa cuando compremos. La solución a este problema es llevar una bolsa de tela dentro de nuestros bolsos o mochilas, para evitar el uso de las de plástico.

  1. Reduce tus residuos

Si empiezas a llevar a cabo los dos pasos anteriores, conseguirás reducir considerablemente la cantidad de residuos que produces. Minimizando lo que consumimos y reutilizando antes de comprar lograremos producir menos basura y por tanto contaminar menos. Si necesitas una nueva lámpara, ¿por qué no hacerla tu mismo con un bote de cristal o comprarla de segunda mano? Además, muchos desperdicios se pueden reutilizar utilizando la creatividad y el ingenio.

  1. Consume con coco

A la hora de comprar, plantéate varias cosas:

– ¿Lo necesitas?

– ¿Es necesario que sea nuevo?

– ¿Puedes comprarlo de segunda mano o alquilarlo?

– ¿Existe un alternativa sostenible?

Nuestra compra es la manera de apoyar un tipo de empresa, negocio, consumo, de trabajo e incluso de sociedad.

  1. Busca una cooperativa de alimentación en tu barrio

Las cooperativas de alimentación son una buena opción para fruta y verdura fresca y de temporada cultivada de forma sostenible.

  1. Ahorra agua y energía

Tienes muchas vías para convertir tu casa en un hogar sostenible, todo es ir paso a paso. Los puntos básicos que hay que tener en cuenta son estos:

Calefacción, aislamiento, electrodomésticos, iluminación, aire acondicionado,agua caliente, ordenadores.

Cambiando pequeños aspectos dentro de cada campo, nuestra casa podrá ser cada vez más sostenible permitiéndonos tener un consumo más eficiente: cambiar las bombillas normales por bombillas LED, no dejar ningún aparato en standby, instalar doble ventana, regular la temperatura de la calefacción y el aire acondicionado, cocinar grandes cantidades y congelar para ahorrar energía, etc. son algunas de las medidas que podemos llevar a cabo en nuestra casa.

Fuente: el hervidero de ideas