¿Viajamos de forma consumista?

e35ed85f375caa8d5dcbaf947829296a

Desde hace un tiempo parece que “el viajar” también se ha convertido en una forma de consumismo. Muchas personas enfocan el próximo viaje como algo que hay que hacer, que necesitan, más que algo que verdaderamente desean hacer. Además ahora ya no hay excusas pues el acceso a los grandes medios de transporte se ha socializado. Compañías lowcost nos permiten viajar a cualquier destino a un precio inicialmente muy sugerente.

Pero el problema básico reside en el ansia de viajar, de conocer, sin llegar a haber estado o profundizado en el destino elegido.

La patología aparece cuando necesitamos decir que hemos ido a este sitio o ese otro. Cuando hay una ambición de conocer sin haber llegado a estar realmente. Es fácil pasar por una calle, por un museo, haber estado en un restaurante o haber visitado la catedral más famosa, sin realmente haber vivido la experiencia. Sin olvidarnos aquí de todas las veces que además necesitamos publicar constantemente nuestra situación, nuestro estado, nuestro próximo trayecto, en las redes sociales. Ahí es cuando vemos que es mayor la necesidad de mostrar hacia fuera, mas que vivirlo hacia dentro.

Cuantos mas destinos mejor, si además es en el mismo viaje, entonces matamos dos pájaros de un tiro y eso que nos ahorramos. Aunque al final tengamos mas estrés que sensación de disfrute. Nuestro cuerpo, nuestra mente y seguramente también nuestro alma (o nuestro ser), requiere de un tiempo para desplazarse y “aterrizar” en un lugar que es completamente distinto a nuestro hogar. Necesitamos calma y sosiego para poder comenzar a abrir nuestros sentidos y disfrutar al 100% de una nueva experiencia. Pues será eso lo que nos traigamos de vuelta.

Pero no debemos olvidar, que la finalidad última del viajar, del viaje como experiencia, es precisamente la de habernos nutrido nosotros mismos. Sin importar el resto “El viaje son los viajeros, lo que vemos no es lo que vemos sino lo que somos” dijo Pessoa.

Mi padre me recordaba una película de 1969, “Si hoy es miércoles esto es Bélgica” la cual hoy en día podría volver a rodarse con esta cultura del viajar como forma de consumismo. Con los frenéticos y exhaustivos “road trips” que nos montamos.

Cuando uno identifica que el viaje se hizo para ser contado, más que para ser vivido. Es cuando comienza el problema de una nueva forma de consumismo, muy difícil de detectar y difícilmente aceptable por quien lo padece. Pues el viajar, presupone siempre un beneficio: Conocer nuevas culturas, ver mundo, entender que no somos los únicos, ser empapados por diferentes tradiciones…, pero todo esto no solamente ocurre por montarnos en un avión, despegar, aterrizar, tocar tierra y por ciencia infusa ya tenemos el “check” hecho para ese país y sus gentes. No funciona así, requiere de tiempo, de calma, de profundizar y vivir nuestro viaje y el destino seleccionado.

Fuente: Blog Planeta Futuro, El País, Pablo Gámez

http://blogs.elpais.com/alterconsumismo/2015/03/viajamos-de-forma-consumista.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>